¿Qué es la energía solar?

La energía solar es una fuente renovable y limpia que se obtiene a través de paneles solares que convierten la luz solar en electricidad. No emite gases contaminantes y es inagotable. Se puede utilizar para alimentar hogares, edificios, industrias y vehículos. Con la mejora de la tecnología, se espera que sea más común y accesible en todo el mundo.
Energía Solar

Este proceso productivo energético es el futuro para el desarrollo del ser humano. Consideramos esta afirmación de tal forma, debido a que la generación y producción de esta misma proviene de una fuente inagotable y sobre todo,  su aprovechamiento no genera daños al medio ambiente.

La tierra al año recibe alrededor de 1,600 a 49,800 exajoules (4.4×1014 to 1.4×1016) de radiación solar al año, esto tomando en cuenta factores climáticos como días nublados, insolación de la zona y la superficie de tierra utilizable para el constante aprovechamiento energético fotovoltaico. 

Para que te des una idea de la magnitud del volumen energético del que estamos hablando, la población total de la tierra usa aproximadamente 560 exajoules (2022) de energía eléctrica de distintas fuentes para desarrollarse anualmente. 

Características
de la energía solar

  • No genera contaminación: La tecnología solar por sí sola no genera contaminación durante su generación.
  • Es ilimitada: En términos humanos es ilimitada, pues se estima que aún quedan alrededor de 37 millones de años de radiación solar.
  • Es una fuente de energía desarrollada: Actualmente ya tenemos la capacidad de captar la radiación solar y convertirla en energía a través del proceso fotovoltaico mediante paneles solares.
  • Promueve el desarrollo sostenible: La tecnología solar es una de las fuentes de energía más limpia y sostenibles que existen en la actualidad, lo que aporta al desarrollo sostenible de la humanidad.
  • 100% ecológicas: Se produce gracias a medios totalmente naturales y hace que la producción de energía fotovoltaica sea libre de contaminantes nocivos para el medio ambiente.

¿Cómo se produce la
Energía solar?

La energía solar se puede captar a través de células fotovoltaicas (que conforman a los paneles solares que todos conocemos), como también en colectores solares, que posteriormente la transforman en energía térmica (gracias al tipo de material captador que poseen) o energía solar fotovoltaica (a través del proceso fotoeléctrico que se da entre las celdas del panel).

La energía captada a través de la radiación solar es una de las fuentes renovables más fáciles de generar y con gran disponibilidad, especialmente la solar fotovoltaica, que a raíz de esto se está promoviendo su implementación en zonas del planeta con más horas de sol. Mencionado esto, Argentina no es una excepción, aunque todavía tenemos mucho margen de mejora para seguir transformando la energía procedente de fuentes no renovables (petróleo o carbón) a fuentes renovables (solar, geotérmica, eólica, mareomotriz, etc) .

¿Qué tipos de
energía solar existen?

Dependiendo del origen y método de captación de la energía solar, podemos dividirla en diferentes tipos:

Energía solar térmica

La energía solar térmica aprovecha la radiación del sol para producir temperatura, que posteriormente se usa como fuente de energía tanto a nivel doméstico como a nivel industrial, transformándola en energía mecánica y a partir de ella en electricidad.

En el caso de instalaciones doméstica, estaríamos hablando de una instalación solar térmica de baja temperatura, con una instalación formada por colectores o captadores solares instalados en el techo o en una parte despejada y con mucha irradiancia solar del establecimiento. Estos capturan la radiación solar y la convierten en temperatura, que se hace pasar por un circuito de tubos metálicos o de polietileno y que genera suficiente temperatura para el uso habitual en un hogar: agua caliente y calefacción. Cabe resaltar que en estas instalaciones normalmente se adhieren otros canales de circulación con agua destilada y propilenglicol para facilitar la climatización del Agua Corriente Sanitaria (ACS). El compuesto Propilenglicol fomenta que el agua destilada no se evapore.

Pero la energía solar térmica también se puede aprovechar a gran escala. Hablamos de plantas termo solares o centrales térmicas solares, grandes extensiones de espacio con colectores térmicos de energía solar térmica a alta temperatura. Estas instalaciones operan a temperaturas superiores a 500ºC: transformando la energía térmica en energía eléctrica para abastecer a la red general, pudiendo abarcar grandes zonas de territorio. Además, las tecnologías actuales permiten almacenar la temperatura de una forma muy económica, pudiendo transformarla posteriormente en electricidad a medida que se necesite, regulando así la producción.

Energía solar fotovoltaica

A diferencia de la solar térmica, la energía solar fotovoltaica consiste en obtener directamente la electricidad a partir de la radiación solar. Esto se consigue gracias a la instalación de paneles solares fotovoltaicos, que cuentan con celdas de silicio que transforman la luz y calor del sol en electricidad a través del proceso fotovoltaico. Igual que en el caso de la solar térmica, estos paneles solares pueden instalarse tanto a nivel residencial en hogares y edificios, como en grandes instalaciones – coloquialmente conocidas como plantas solares fotovoltaicas.

Lo alentador de esta tecnología, es que se puede almacenar en baterías o bancos de baterias; Como también, los excedentes de esta energía fotovoltaica pueden verterse a la red de consumo, lo que se conoce como “Reinyección a la Red”. Gracias a las instalaciones solares fotovoltaicas se ha descentralizado enormemente el autoconsumo de energía, es decir, que cada hogar pueda producir su propia electricidad para el consumo propio o por lo menor suplir una gran parte de él. El restante que sería una fracción pequeña podría ser suministrado desde la red.

ENERGÍA SOLAR EN
ARGENTINA

¿Sabías que Argentina es uno de los países con algunas de las mejores condiciones para producir energía solar en el mundo? El norte de nuestro país es especialmente privilegiado en cuanto a la incidencia solar que recibe. La incidencia solar es el estudio de la dirección de donde llega la irradiación solar a un lugar determinado y cómo se proyecta sobre la superficie de los cuerpos que existen en ese lugar.

Cómo se podrán imaginar la energía solar en Argentina tiene un potencial tremendo que está esperando a ser aprovechado. Estudios demuestran que las condiciones son tan idóneas, que un proyecto de paneles fotovoltaicos de suficiente tamaño podría abastecer a un 40% de la matriz energética de nuestro país, a base de energía limpia y renovable. Si necesitás asesoramiento para tu proyecto, no dudé en contactarnos.

Este contenido está protegido por derechos de autor. Puede utilizarlo si referencia la fuente del mismo con un vínculo a esta página. Si desea colaborar, puede contactarse a:

martin.bronstein@portalsolar.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad