+ ACTUALIDAD

Brasil, el hermano mayor

El consultor senior Roberto Fernández Molina, con 14 años de experiencia en el mercado brasileño de energía solar, destaca el crecimiento de la generación fotovoltaica en el país vecino y lo postula como un modelo para Argentina en su transición energética.

La generación distribuida en la Argentina hoy viene creciendo rápidamente. Con el nuevo gobierno, que liberó canales de importación y quitó subsidios a las tarifas energéticas, y con una Secretaría de Energía que apoya al sector, tendremos nuevas posibilidades para nuevos negocios en el área de energías renovables, principalmente para la energía solar. Brasil, como mercado consolidado desde 2012 y con ley regulada desde 2022, muestra el camino que puede facilitar la transición energética en Argentina.

El país vecino ha logrado cifras muy impresionantes, alcanzando hoy el sexto lugar en generación de energía solar en el ranking mundial. Según datos de Absolar (Associação Brasileira de Energia Solar), Brasil ha instalado 39,8 GW de energía solar y más de 193 mil millones de reales en nuevas inversiones en el sector. Esto genera 1.100.000 nuevos puestos de trabajo sólo en el sector de la energía solar, recaudando 51 mil millones de reales en impuestos y evitando la emisión de 46,7 mil toneladas de CO2. Entendemos que Argentina es uno de los potenciales “players” del mercado en estos momentos, el nuevo oasis dentro del sector con probabilidad y potencial de convertirse en uno de los mayores referentes de América Latina en generación de energía solar.

Argentina tiene un factor cultural muy positivo en relación a la sustentabilidad y las energías renovables en comparación con Brasil, donde tomó más tiempo entender todos los beneficios que este sector podría brindar. Por otro lado, hay que tener en cuenta que aunque Argentina tiene un nuevo gobierno, aún frenan el desarrollo del sector el impacto de los impuestos a las importaciones y factores regulatorios en la generación distribuida. Sin embargo, toda la cadena está lista para activarse, ya que Brasil le ha mostrado a Argentina el camino para hacerlo. Un punto interesante es que la aceleración puede ser muy rápida en relación a tecnologías e implementaciones, considerando toda la experiencia de Brasil.

El mercado argentino se encuentra en una fase de transformación, en una suerte de “limbo” que invita a la estructuración, a organizarse en distribución, capacitación, instalaciones e inteligencia sectorial, trayendo nuevas oportunidades con la generación de nuevos empleos, nuevos negocios y factores tributarios con un impacto muy positivo para el país. 

Argentina tiene la oportunidad y el potencial de hacer muy bien su trabajo en el sector de la energía solar. En mi opinión, es sólo una cuestión de tiempo, ganas y definir qué pieza se mueve primero para que luego se pueda desencadenar todo el juego. Actualmente estamos viendo un movimiento de grandes fabricantes globales hacia el mercado argentino, lo cual es una buena señal y permitirá que el resto de la cadena se sienta segura e integrada, ingresando a este nuevo mercado, apoyando un crecimiento exponencial y generando así nuevas oportunidades en este sector.

Como consultor senior desde hace 14 años, veo este primer movimiento con excelentes ojos. Pero hay que tener en cuenta que en este primer escenario, no es aún el momento de grandes inversiones, sino parte de un proceso escalonado, en el que el mercado crecerá orgánicamente junto con factores políticos y económicos, que siempre hay que fomentar para que esta cadena pueda trabajar. Una vez que tengamos incentivos fiscales y políticos, también tenemos que tener incentivos económicos y líneas de financiación viables para todos los sectores, ya sea B2C o B2B, aportando mayor fuerza al mercado, generando nueva demanda y  precios más competitivos.

Además, el cliente tendrá la posibilidad de elegir la mejor solución, tomando la mejor decisión para su negocio, ya sea de autoproducción o de inversión.

No podemos olvidar que la energía solar se combina con otras tecnologías. En ese sentido, aquí les dejo un consejo: “Es fundamental especializarse dentro del sector energético, porque en el corto plazo se necesitarán servicios como almacenamiento de energía, puntos de conexión de movilidad eléctrica, sistemas híbridos que ya son una realidad en el mundo y habrá que acercar todos estos diferenciales a los clientes para lograr certificaciones sustentables, ESG, economía, nuevos clientes y sustentabilidad”.

Dentro del mercado argentino también necesitamos fortalecer la Ley 27.424 de Generación Distribuida y consolidar todas las provincias dentro del mismo marco legal. Todos los argentinos deben tener la oportunidad de conectar su sistema a la red y la posibilidad de acceder a esta tecnología. Para lograrlo, necesitamos que los órganos o interlocutores responsables estén siempre en diálogo con la Secretaría de Energía para una relación saludable con nuestro sector y las distribuidoras.

Este contenido está protegido por derechos de autor. Para utilizarlo deberá citar la fuente, con un enlace a la nota en nuestro portal.

Si desea cooperar con nosotros, contacte a: francisco.aguero@portalsolar.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Querés saber cuanto te cuesta instalar energía solar?

ÚLTIMAS NOTICIAS

1
2
3
4
5
6
ASESORAMIENTO PERSONALIZADO

Te vinculamos totalmente gratis con alguna empresa que pueda desarrollar tu idea y sea apta en base a tus necesidades. Portal Solar trabaja con más de 100 integradores solares en todo el país.